Oyentes de izquierdas o derechas

La localización cerebral de los centros del lenguaje determina con qué oído escuchamos el teléfono

Cuando quiero tomar notas mientras hablo por teléfono, cojo el lápiz con la diestra y con la izquierda sostengo el aparato en mi oído derecho. Realmente sería mucho más cómodo escuchar con el oído izquierdo. Pero no hay manera: soy un recalcitrante oyente de derechas. Como el 70% de la población, según revela un estudio dado a conocer el pasado 26 de febrero en un congreso de la Association for Research in Otolaringology y que tiene su miga médica y lingüística.

Vaya por adelantado que los congresos científicos no se merecen el eco mediático que tienen. Son, esencialmente, eventos técnicos para el intercambio de ideas. En los congresos se cocina la ciencia, pero no se ofrecen platos preparados; todo lo más, resultados preliminares, que a menudo no se confirman ni se acaban publicando en revistas científicas.

El estudio en cuestión establece una fuerte correlación entre la dominancia cerebral y la lateralidad en el uso del teléfono. Es decir, las personas que usan principalmente el cerebro izquierdo para hablar (no confundir con los pensadores de izquierdas) no sólo suelen escribir con la mano derecha, sino que también suelen llevarse el auricular del teléfono al oído derecho. Y las personas con dominancia cerebral izquierda lo hacen al revés. De acuerdo, ¿y qué importancia tiene si hablo más con el cerebro derecho que con el izquierdo?

A veces interesa saber si los centros del lenguaje están en uno u otro hemisferio. Este es el caso de enfermos con epilepsia que van a ser operados intentando preservar al máximo el habla y la memoria próxima. Para saberlo se utiliza el llamado test de Wada,  una inyección de barbitúricos que duerme selectivamente el cerebro derecho o el izquierdo, para así saber dónde se ubican los centros del lenguaje (en este vídeo se explica muy bien).

El test de Wada tiene sus riesgos y efectos no deseados (puede provocar desinhibición, entre otras cosas). Así que, si los resultados presentados en San Diego se confirman, para evitar el test de Wada y saber con qué cerebro hablamos no habría más que mirar si somos oyentes de izquierdas o de derechas.

Foto: Mr. Thomas / Flickr

Anuncios